• Juan Vicente Robles Leal

Manifiesto en Defensa de la Atención Primaria de Salud

El deterioro de la Atención Primaria y de la asistencia sanitaria en los Centros de Salud se venía produciendo desde años antes de la pandemia por coronavirus, y esta ha evidenciado sus debilidades y ha anulado las mejoras que se estaban implantando, dejando a la Atención Primaria gravemente herida.


Esta situación ha sido consecuencia de una escasa financiación y a una falta de adecuación y dotación de recursos humanos y materiales, y ha provocado grandes áreas de precariedad laboral y desigualdades territoriales a nivel de accesibilidad, prestación de servicios y dotación de recursos.


Es una realidad la saturación de los centros de salud por el exceso de actividad consecuencia de la pandemia y por el volumen de consultas no atendidas durante estos meses. En estos momentos conlleva una enorme dificultad compaginar la atención de los problemas agudos con el suficiente tiempo en consulta y en domicilio para los pacientes crónicos y/o con altas necesidades de atención.


Debido a esta situación, SEAPREMUR junto a la Asociación de Usuarios de la Sanidad de la Región de Murcia, la Sociedad Murciana de Medicina Familiar y Comunitaria y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de la Región de Murcia publicó este 20 de Octubre de 2021 el Manifiesto en Defensa de la Atención Primaria de Salud.


Las organizaciones firmantes, que forman parte de la Marea Blanca de la Región de Murcia, mediante las movilizaciones convocadas manifiestan su apoyo a la AP, exigen y muestran su disposición a dialogar con la Consejería de Salud y con el Gobierno Regional para que se cumplan los siguientes puntos:


1. Incremento del presupuesto finalista para AP, destinando el 25% del gasto sanitario (actualmente es el 14 %), orientado a la adecuada dotación de personal, desarrollo de nuevas infraestructuras y mantenimiento y mejora de la ya existente, para dotar a la APS de mayor capacidad de resolución.


2. Inmediata reapertura de todos los consultorios cerrados durante la pandemia, dotándolos de las infraestructuras y personal adecuados.


3. Ampliar la oferta de consultas en horario de tarde en todos los centros de salud, compatibilizando la mejora de la atención a los pacientes con la conciliación familiar de los trabajadores.


4. Mejorar la atención sanitaria a los ancianos frágiles. La asistencia sanitaria a las personas que viven en las residencias de ancianos debe replantearse en profundidad, pivotando la misma en la AP, redimensionando los recursos de acuerdo con las plazas de cada zona de salud. La atención al paciente anciano frágil debe coordinarse con servicios sociales, ser proactiva y centrarse en el domicilio del paciente.


5. Centros de Salud accesibles, próximos a toda la población y sin listas de espera, continuando con la prioridad de las consultas presenciales, fundamentales para lograr una eficaz relación profesional/paciente y una atención de calidad. Las consultas telefónicas y telemáticas deben desarrollarse, pero con un papel complementario y no discriminatorio para personas mayores o con dificultades para manejar las nuevas tecnologías. Los pacientes crónicos con múltiples problemas de salud; así como los problemas agudos graves deben ser atendidos sin retraso y con las mayores garantías.


6. Adecuar las plantillas de cada zona de salud de enfermeras, médicos de familia y pediatras, trabajadores sociales, técnicos en cuidados de enfermería, auxiliares administrativos y resto de personal apoyo, acorde a la actividad del CS y a la atención continuada de la zona. Cumplimiento de las inversiones previstas para 2021 y 2022 del PAIMAP (Plan de Acción para el Impulso y Mejora de la Atención Primaria). El incremento de plantillas deberá permitir que, todos los centros de salud cuenten con un equipo asistencial formado por un médico/a y una enfermera/o, como mínimo, por cada 1.250 personas, y de un(a) trabajador(a) social en cada una de las 85 zonas de salud.


7. Incrementar el personal de las áreas de admisión, formarlo adecuadamente para mejorar la relación con la comunidad y garantizar, en estrecho contacto con el personal asistencial, la distribución de las demandas de atención en los Centros.


8. Consolidar plantillas de los centros sanitarios, procurando estabilidad y condiciones laborales óptimas y dignas. Es fundamental reducir los niveles de eventualidad consolidando las plantillas con las plazas contratadas en los últimos meses y facilitar la continuidad en el puesto de trabajo, facilitando la atención por los mismos profesionales durante el mayor tiempo posible. Es necesario reconocer adecuadamente la formación específica postgrado en APS, incorporando al Servicio Murciano de Salud con contratos prolongados en AP a los MIR de Medicina Familiar y Comunitaria, de Pediatría y a las EIR de Enfermería Familiar y Comunitaria, que finalicen en cada promoción;y otorgar la valoración adecuada al trabajo previo realizado en AP en la provisión de puestos de trabajo.


9. Facilitar la participación comunitaria. Muchas de las actuaciones necesarias en esta pandemia implican adoptar comportamientos individuales y colectivos que protejan la salud de todos, para lo que es imprescindible su participación e implicación. Urge convocar los consejos de salud en cada área de salud, aportando información de la situación sanitaria y los planes de actuación en el Área. La Consejería de Salud debe facilitar y promover las actuaciones conjuntas entre corporaciones locales y centros sanitarios públicos y facilitar la participación comunitaria en cada zona de salud con un enfoque salutogénico y no sólo incrementando recursos sanitarios.


10. Desarrollar la orientación comunitaria en los CS con la colaboración de Salud Pública y la consideración de los determinantes sociales de la salud. Promover la participación de las administraciones locales para la promoción de salud identificando y promoviendo los activos para la salud de la comunidad.


11. Mostramos nuestro firme apoyo a las reivindicaciones de La Federación de Asociaciones de Salud Mental regional de estas últimas semanas, siendo urgente reforzar la red de atención a la salud mental con los puntos reivindicados y coordinarse con la APS.




Asamblea Marea Blanca


Tras la publicación del Manifiesto, se le comenzó a dar difusión para buscar el apoyo de toda Asociación, Ayuntamiento, Sindicato, Grupo político que compartiera los puntos reivindicados en el manifiesto y estuvieran dispuestos a apoyar las movilizaciones que se fuesen a llevar a cabo para su consecución. Actualmente adscritas al manifiesto se encuentran mas de 40 asociaciones.


Se convoco el día Miércoles 27 de Octubre una Asamblea de acceso libre en defensa de la Atención Primaria de la Región de Murcia donde se presento el manifiesto y se comenzó a trabajar, con las distintos representantes de las organizaciones que acudieron, en un calendario de movilizaciones a realizar para dar visibilidad a nuestras reivindicaciones. A la Asamblea, como representante de SEAPREMUR acudió Juan Vicente Robles, actual Vicepresidente de la Sociedad.


Tras recoger las propuestas de todos los asistentes, debatirlas y sintetizarlas obtuvimos una idea de las acciones y actos a llevar a cabo en el próximo mes de Noviembre para luchar por salvar nuestra Atención Primaria.


Recogidas de firmas, concentraciones rodeando los centros de salud formando una cadena de usuarios y pacientes evocando la idea de protección a la Atención Primaria y una manifestación encabezaran las movilizaciones.


Si como Centro de Salud o cualquier otra asociación o grupo, deseas adherirte al manifiesto y participar en las movilizaciones puedes hacerlo aquí: https://forms.gle/H7Yx71S1hZjU8ooz5


Asamblea Marea Blanca en Auditorio Moneo. De izquierda a derecha: Juan Vicente Robles (SEAPREMUR), Marcos Margarit (SMUMFYC), Mario Soler (ADSP RM) y Teresa Martín (Asociación de Usuarios)




64 visualizaciones0 comentarios